935276287 info@msistudio.com

En la primera parte habíamos visto como existen diferentes formas de consultar el modelo cuando nos encontramos en fase de obra. Determinamos que, en función de nuestra capacidad de colaboración y comunicación, podíamos utilizar unos softwares u otros para poder consultar nuestro modelo BIM.

En esta segunda parte, nos centraremos en hablar en el uso de la parametrización en Revit para la gestión interna de un modelo en fase de obra.

Estas consideraciones sobre los parámetros nos ayudarán a actuar de manera más optima a ciertas situaciones que se pueden dar en fase de ejecución y que requieren unas acciones más concretas que no estaban previstas de manera inicial en el proyecto.

Gestión del modelo

La gestión, control y seguimiento del modelo es crucial cuando estamos en fase de ejecución. Es completamente necesario ir actualizando nuestro modelo en cuanto a geometría e información para no perder el hilo con la obra. Algunas veces debido al tiempo, se suelen dejar aparcados ciertos trabajos que, a la hora de volver a retomarlos, implican más esfuerzo solo por el hecho de buscar información, ya sea documental o gráfica, para después aplicarla en el modelo. No olvidemos que Revit funciona como una base de datos y, por tanto, debemos explotar ese potencial para nuestro beneficio.

Los parámetros son muy importantes ya que nos permiten personalizar el proyecto mientras estamos realizando la obra. Pueden ser de proyecto o compartidos. Las diferentes situaciones que se dan en las obras dan lugar a la creación de ciertos parámetros que sirven para optimizar la producción (codificaciones, información detallada específica sobre elementos, etc.). Es muy importante recoger todos estos parámetros de cada proyecto que realizamos y hacer un filtrado para poder reutilizarlos en otras obras si fuera posible.

Imagen 1. Interfaz de creación de parámetros. Fuente propia.

He recogido una serie de parámetros de gestión y control interno que pueden ser muy útiles cuando se comienza una obra en BIM. Estos parámetros pueden analizarse para ser utilizados o readaptarlos para nuestro beneficio cambiando en cierta manera su interpretación interna. Es conveniente tener en cuenta la utilización de parámetros creados por nosotros mismos para no interferir en la información que ya existe en el proyecto ejecutivo original.

No se pretende valorar o especificar si deben ser de tipo o de ejemplar, ni tampoco en su taxonomía a seguir, ya que es más importante el concepto del propio parámetro.

Parámetros para la organización interna de vistas/planos: nos podemos encontrar que nuestro proyecto tiene una organización de vistas determinada, pero quizás necesitemos otro tipo de organización para nuestra gestión interna y debamos crear o reutilizar los parámetros que se encuentran en el proyecto.

Parámetros de alturas de referencia/alturas de cálculo: existen partidas en obra donde es necesario tener esta distinción por temas de coste. La ejecución de ciertos elementos a partir de una altura de seguridad determinada (Ejemplo: falso techo colocado en una planta baja con altillo) no tiene la misma repercusión si se ejecutara en una altura inferior.

Parámetros de revisión en planos: son muy importantes ya que toda documentación gráfica que sale de una Constructora, debe llevar algún tipo de texto o distintivo donde especifiquen desde los cambios que se han realizado hasta los planos de obra que se usan internamente.

Parámetros de información de elementos: se utilizan para dar información añadida a los elementos en nuestro modelo (información común, referencias, etc.). Es cierto que podemos utilizar otros parámetros que ya existen en Revit, pero hay que estar seguros de que ese parámetro existente no se va a utilizar por petición del cliente.

Parámetros de codificaciones genéricas: estos parámetros son muy interesantes ya que nos ayudan a detectar elementos desde otro punto de vista. Si tenemos en cuenta la documentación gráfica (planos), codificar elementos en obra nos sirve como alternativa a los colores. Hay momentos en obra en los cuales ni siquiera podemos imprimir planos a color y debemos tener ingenio para que la persona entienda lo que se pretenda hacer.

Parámetros para filtrado en tablas de planificación: las tablas de planificación en Revit tienen mucho potencial, pero existen situaciones en las que elementos diferentes comparten una información común y elementos similares comparten información variada. Con estos parámetros podemos ser más precisos a la hora de buscar una información concreta en una tabla de planificación.

Parámetros de nivel para tablas de clasificación: hay elementos de Revit que, a la hora de hacer una tabla de planificación, no aparece información acerca del nivel donde se trabaja (Ejemplo: tuberías). Existen otros programas para obtener esta información, pero en el propio modelo podemos crear este parámetro para detectarlo de manera fácil.

Cada vez que creamos parámetros en Revit, tiene sus ventajas e inconvenientes. Nos aportan personalización, poder responder a diversas situaciones, optimización de ciertos trabajos. Pero tiene un inconveniente destacable:

  • Es información que rellenamos nosotros: debemos ser estrictamente organizados y estar seguros de que estamos aplicando la información correcta en todos los elementos necesarios. Siguiendo unas directrices determinadas, con práctica y organización podemos solucionar perfectamente este problema.

Conclusión

La creación de parámetros es algo muy importante que debemos utilizar a lo largo de la ejecución de una obra. Tener esa capacidad de poder crear parámetros sin que afecte de manera significativa en el modelo implica que, durante un tiempo, podamos hacer del mismo completamente nuestro y ayudarnos a agilizar u optimizar la producción.

Cuando comenzamos una “obra en BIM” es muy habitual pensar la inmensa cantidad de trabajos que tenemos que hacer al propio modelo (coordinaciones 3D, recopilación y asignación de información, etc.) Tener una comunicación regular con las diferentes personas implicadas en el proyecto ayuda de manera significativa en optimizar el proceso de desarrollo del mismo. Esa comunicación “productiva” se traducirá a una eficiente colaboración para conseguir un objetivo común, que es el correcto desarrollo de todo el proyecto.

Abrir chat
1
¿Podemos ayudarte?
¡Hola! ¿Podemos ayudarte?