BIM y eficiencia energética. Una nueva oportunidad de cambio

Jaume Masip

El pasado 30 de Noviembre se dio cita en París la XXI Conferencia sobre el Cambio Climático, donde se actualizaron los objetivos del 20-20-20. En ella se plantearon varios escenarios de la que será la evolución medioambiental del planeta en función de la gestión realizada y las propuestas para lograr cumplir con el mejor de ellos.

El IPCC, Grupo Intergubernamental de Expertos Sobre el Cambio Climático, mostró en un informe de 2014 y con datos de 2010 que el Sector de la Edificación (sector residencial, comercial, público y servicios y construcción de industrias) representa el 32% del consumo final de energía del planeta y casi un 20% de las emisiones de GEI (Gases de Efecto Invernadero).

Aún y eso, sería posible reducirlo prácticamente hasta la mitad en los próximos años mediante una gestión eficiente del parque edificatorio.

Es aquí donde BIM adquiere un gran potencial como herramienta de cambio y mejora. Las nuevas leyes medioambientales abogan por la implantación de modelos edificatorios de baja emisividad y consumo energético. Con BIM y su gestión de los procesos constructivos, es posible que estos nuevos proyectos se puedan llevar a cabo de forma más eficiente aún.

BIM nos permite abordar la mejora edificatoria desde dos flancos; la nueva construcción y la rehabilitación de las existentes.

Para el primero, el hecho de que BIM permita controlar desde el proyecto de diseño hasta la construcción y posterior operatividad hace que la implantación de modelos constructivos basados en la edificación bioclimática y la eficiencia energética sea más eficaz. 

La capacidad de gestión sobre el emplazamiento, materiales, metodología constructiva, instalaciones y la cooperación que posibilita BIM entre sus actores, facilitará la implantación no solo de edificaciones de este tipo sino también la creación de proyectos de mayor envergadura como el distrito de Vauban, en Friburgo,Alemania donde la gran mayoría de las viviendas siguen modelos eficientes como los siguientes.    

MODELOS CONSTRUCTIVOS EFICIENTES

Son aquellas edificaciones basadas en un modelo de sinergia con el entorno mediante técnicas de eficiencia energética en la construcción; bioclimatismo y utilización de energías renovables.

  • Passive-House: Las edificaciones pasivas son las que siguiendo los estándares comentados anteriormente requieren aun así de una pequeña aportación energética para calefacción y refrigeración, teniendo que ser éstas inferiores a 15 kwh/manual respectivamente. Y una demanda de energía primaria total de 120 kwh/m2a.

  • Zero-Energy Building (NZEB o ZEB)El segundo modelo, y el cual se pretende establecer en todas las edificaciones públicas a partir de finales de 2018, son los edificios de consumo cero o prácticamente cero. Esto quiere decir que al final del año el edificio no ha demandado más energía de la que se ha auto-producido. Todo ello mediante la utilización in situ de fuentes de energías renovables combinado con sistemas pasivos de construcción.

Odoo CMS- Sample image floating
  • Energy-plus Building: El último caso, hace referencia a aquellas edificaciones que no solo no consumen más de lo que producen sino al contrario, producen más energía de la que consumen.

Para considerarse dentro de esta tipología el balance mínimo a final de año tiene que ser de una demanda de -25kwh/m2a. Esta energía sobrante puede ser utilizada por ejemplo en infraestructuras públicas.

El segundo factor, la rehabilitación, es tanto o más importante que la capacidad de crear nuevas edificaciones de baja demanda energética. 

Debido al volumen construido ya existente, que en éste país es de más de 25 millones de viviendas y es uno de los más obsoletos energéticamente (el 90% de los edificios son anteriores a la aplicación del Código Técnico de la Edificación y el 60% se construyeron sin ninguna normativa de eficiencia energética) y sumado al hecho que entre el 20 i el 33% del coste energético y producción de emisiones de un edificio se debe a su uso, es de primera necesidad actuar sobre él para mejorar la demanda energética en los edificios y el consumo que éstos producen.

El modelo BIM, mediante sus softwares de análisis, modelaje, contabilidad, etcétera, facilitaría de forma notable las actuaciones en estas edificaciones ya que se pueden realizar varias propuestas de intervención y establecer resultados previos gracias a la información obtenida y así, elegir con criterio la mejor solución y posteriormente realizarla de la forma más eficiente posible.


Así pues, debemos considerar BIM como una herramienta de mejora para procesos futuros y a la vez de corrección y mejora de lo existente.

 ¿Tienes dudas sobre BIM y sostenibilidad energética? 


Te ayudamos a incorporar requerimientos de sostenibilidad y eficiencia energética en tus proyectos BIM con la finalidad de conseguir ahorros económicos a lo largo de toda la vida útil gestionando eficientemente la energía de tu edificio