Cómo implementar BIM en PYMEs

Salvador Bohigas

Las PYMEs representan la gran parte del tejido empresarial de nuestro país, concretamente un 95% (según el INE). La realidad del sector AECO sigue esta misma proporción, y es que los agentes que participan de la fase de diseño, principalmente, son o pertenecen a una PYME. Por este motivo, cuando se plantea la metodología de implementación BIM para una PYME, es necesario diseñar una estrategia específica para este tipo de empresas. 

Para las pequeñas y medianas empresas no son adecuados grandes procesos de consultoría con sus respectivos informes, briefings, contra-briefings, análisis, diagnosis, etc. El motivo no es una cuestión técnica, sino que normalmente responde a su capacidad de inversión. Por su naturaleza, las PYMEs no suelen  tener una gran capacidad de inversión con un ROI a 3 años, por ejemplo. Por lo contrario, estas compañías necesitan procesos más ajustados y más amortiguados en el tiempo y, sobre todo, relacionados con proyectos que estén desarrollando.

 Evolución mensual del número de licitaciones BIM en España. Fuente esBIM.   ANÁLISIS DE LOS RIESGOS

Imagen 1 . Evolución mensual del número de licitaciones BIM en España. Fuente esBIM. 

Análisis de los riesgos

El factor económico y financiero suelen ser un “stopper” en el momento de decidir si implementar o no BIM. Sin embargo, tomar la decisión de no implementar esta metodología tiene unos riesgos muy elevados. Algunos de ellos, y sobre todo los que más afectan a las PYMEs, son:

  • Quedarse atrás con respecto a la competencia. Esto es lo peor que le puede pasar a una PYME. Por lo general, este tipo de empresas tienen tendencia a ser los early adopters del sector, respondiendo a la máxima de "adaptarse o morir". Sin embargo, muchas de estas pequeñas y medianas empresas se muestran reacias al cambio, lo que les impide avanzar al mismo ritmo que lo hace el mercado. Hoy en día, implementar BIM ya no es una decisión de early adopter, así que las empresas que todavía no han tomado esta decisión corren el riesgo de volverse transparentes ante posibles clientes y dentro del sector.

  • Requerimiento del cliente. Las PYMEs, y principalmente las que han conseguido sobrevivir a la crisis, han generado una relación de confianza con uno o dos clientes que les aportan la mayor parte de su facturación. Ante esta realidad, la verdadera crisis para estas empresas sería no poder dar una respuesta rápida y efectiva a la petición de un cliente que pida proyectos en metodología BIM. Si todavía no ha ocurrido, ocurrirá, y mucho antes de lo que se cree.

  • La Administración lo tiene claro. Muchas de estas empresas tienen como cliente principal la administración pública. En España, pero sobre todo en Catalunya, la Administración ya tiene una hoja de ruta para la obligatoriedad del BIM.

Análisis de los beneficios

Además de los riesgos que existen al tomar la decisión de no implementar BIM, también existen beneficios muy tangibles asociados a su implementación. 

  • Conseguir nuevos clientes. Más de un cliente de MSI nos ha comentado que, gracias a haber adoptado la metodología BIM como leitmotive en su organización, han recuperado antiguos clientes que habían perdido o incluso han conseguido nuevos contratos porque han podido presentar una propuesta de valor mucho más potente que la de su competencia.

  • Poder ofrecer nuevos outputs de proyecto. Al utilizar modelos paramétricos, las posibilidades de un proyecto aumentan, y si se preparan como es debido, puede suponer un esfuerzo relativo aportar  nuevos entregables al cliente. El ejemplo más evidente está en la renderización y la realización de imágenes o videos basados en la Realidad Virtual, pero hay más, como los estudios energéticos, planificación de la obra, control sobre las certificaciones, etc.

  • Conseguir mejores proyectos. Poder ofrecer a un cliente un proyecto con mayor grado de definición y cohesión va a ser definitivo para ganar su confianza. Gracias a la coordinación geométrica de los modelos se consiguen proyectos ejecutivos realmente ejecutables y que,  por lo tanto, reducen la incertidumbre en la fase de Obra pudiendo reducir costes de la misma. 

  • Aumentar la productividad. Aunque es cierto que se necesita un nivel de madurez BIM alto, con unos procesos bien definidos y hasta automatizados se puede aumentar la productividad del despacho exponencialmente.

En MSI Studio, como ejemplo de una PYME que nació como microempresa, comprendemos perfectamente estas necesidades y procuramos a nuestros clientes una implementación BIM ajustada a sus necesidades y sus posibilidades a corto y medio plazo. 

El método MSI

Imagen 2. Processing map de MSI. Fuente propia.

Imagen 2. Processing map de MSI. Fuente propia. 

Cuando una PYME confía en la Consultoría BIM de MSI Studio, normalmente viene acompañada de un proyecto en el que quieren basar la implementación. Esto les permite amortiguar los costes de la implementación en uno o varios proyectos y por lo tanto reducir la inyección inicial. 

Para poder diseñar un buen plan de implementación también hay que tener en cuenta el nivel de implantación BIM en el que se encuentra el cliente. Hace algunos años era más difícil encontrar promotores con un nivel BIM alto y, por lo tanto, las exigencias en los modelos BIM eran sensiblemente más laxas. Hoy en día es más habitual encontrar un cliente que tiene unos requerimientos técnicos y tecnológicos muy exigentes y que, en consiguiente, hay que controlar minuciosamente durante el desarrollo del proyecto.

Una vez detectado el nivel BIM del cliente y la laxitud de sus requerimientos, se pasa a analizar el proyecto. Los colaboradores del proyecto cobran mucha importancia pues de ellos depende que se puedan hacer buenos análisis de coordinación o no. Los tiempos del proyecto también son muy importantes porque van a definir el grado de implicación por parte de la empresa en el desarrollo BIM del proyecto.

Con estos dos pequeños análisis definimos los objetivos y usos BIM que se van a desarrollar en el proyecto. Si los requerimientos del cliente lo permiten, empezamos con los objetivos más básicos para asentar bien los conocimientos y en siguientes proyectos vamos añadiendo objetivos y usos hasta llegar a un pleno desarrollo BIM de los proyectos. Todo esto siempre lo acompañamos de unos Manuales de uso BIM, un BEP (en el caso que el cliente no proponga uno) y una plantilla, para que sea más sencillo cumplir con los requerimientos generales que se han marcado de proyecto.

Imagen 3. Usos BIM. Fuente propia.

Imagen 3. Usos BIM. Fuente propia.

Paralelamente los profesionales que van a desarrollar el proyecto tienen que formarse en la herramienta, en nuestro caso siempre ha sido Autodesk Revit, y confían en la Academia BIM de MSI para recibir una formación oficial de Autodesk. Los cursos de la Academia BIM están concebidos como las fases de un proyecto tipo, así que son perfectamente compatibles con el desarrollo de un proyecto piloto.


Finalmente se llevan a cabo sesiones de Job Training específicas para el cliente. En estas sesiones se resuelven dudas y se profundiza en aspectos más concretos del proyecto en cuestión, pero sobre todo se realizan las auditorias. En estas auditorias se determina el grado de cumplimiento de los requerimientos que se marcaron en el BEP inicial. Gracias a nuestros procesos automatizados podemos obtener informes de la “salud del modelo” rápidamente. 

Por último se tienen que preparar los entregables que se han definido. Si en los entregables hay formatos Open BIM, tipo IFC o COBie, es necesario que un experto en estos formatos intervenga para poder garantizar una exportación óptima.

 Imagen 4 . IFC + CoBIE. Fuente propia.

Imagen 4 . IFC + CoBIE. Fuente propia.

En el caso de que los requerimientos del cliente sean muy exigentes, será necesario realizar tareas de BIM Management para gestionar los intercambios de información, las comunicaciones y la gestión de los modelos federados

Estos son los procesos habituales en las implementaciones que MSI Studio lleva a cabo con sus clientes, pero cada cliente tiene unas necesidades y circunstancias distintas y es por ello que en cada ocasión amoldamos estos procesos a cada cliente y proyecto

Conclusión

Lo más importante para una PYME es diseñar un proceso de implementación BIM a su medida, y sobre todo, que no le suponga una inversión inicial muy elevada, pues aunque el ROI esté asegurado, muchas de ellas no pueden (o no quieren) hacer inversiones a medio plazo. 

Durante un proceso de implementación intervienen muchos perfiles especializados para cada una de las fases. Además, cuanto más exigente sea el cliente, más softwares distintos habrá que usar para cumplir sus requerimientos. En este momento resulta clave confiar la implementación BIM a un equipo de profesionales que podrá dar una respuesta específica a cada uno de los requerimientos y procesos de la implementación BIM. Utilizar un “hombre orquesta” que a priori puede parecer más barato que contratar a un equipo, tiene un riesgo muy elevado. La eficiencia y la eficacia del “hombre orquesta” no será tanta como el equipo especializado y, finalmente, esto se traduce en costes extra de la implantación. 

El equipo de MSI Studio es capaz de adaptarse a cada uno de los requerimientos y necesidades de nuestros clientes, y es por eso que desde la fase de venta hasta la entrega damos un servicio personalizado y único.

Te ayudamos a implementar BIM y a aprovechar todo el potencial que ofrece esta metodología. 
Desde la parte estratégica hasta la fase operativa. Te formamos y te acompañamos en tus primeros proyectos BIM.